SAN FRANCISCO

Legendaria ciudad norteamericana y mundialmente conocida, fue la última etapa de nuestro periplo. Sus inconfundibles cuestas, el Golden gate, la visita de alcatraz o sus barrios residenciales, son sólo una pequeña muestra de los atractivos con los que cuenta la ciudad. Para llegar hasta ella dimos a posta un pequeño rodeo con la intención de evitar las monótonas autovías y pasar así por localidades más típicas. Por ejemplo, pasamos por Carson city, el mítico Lago Tahoe o la ciudad de Sacramento antes de llegar a San francisco. Una vez allí nos alojamos en el albergue juvenil HI San Francisco Fisherman´s Wharf, dir 240 Fort Mason S.F 94123-1303 USA. Plano de la ciudad aquí. El lugar está muy bien, limpio y con una extraordinaria ubicación, foto aquí. Cuenta con amplias zonas comunes además de un comedor bastante grande, fotos aquí , aquí y aquí . Pagamos 28$ cada uno por cama en habitación compartida, foto aquí, y todo estuvo muy correcto. Al igual que en Washington, el ambiente fue un poco más frío debido a su enorme tamaño, y curiosamente en él no solo había jóvenes viajeros; pudimos ver desde familias enteras, gente muy mayor o los clásicos escolares europeos en viaje de fin de curso. Coincidimos con dos chicas de Madrid muy simpáticas, Arantxa y Amaia, que acababan de recorrer el estado de California a fondo.
La zona de la ciudad con más ambiente son los muelles (Fisherman´s Wharf), a tan sólo 5 minutos andando desde el albergue; allí podremos degustar una gran variedad de marisco y platos marineros. Tenéis cantidad de puestos y garitos donde probar la clásica crema de almejas en un bol de pan o un surtido de fritos del mar, fotos aquí y aquí. Os recomendamos que visitéis la panadería Boudin Bakery, es un lugar muy curioso y podréis ver cómo trabajan además de degustar sus estupendas elaboraciones.
La zona del centro con el financial district también es interesante. Pasear pos sus calles y ver el giro de los tranvías en la calle Powell con Market st. es una actividad que no podremos perdernos. Para comer en esa zona tenéis varios self service de ensaladas muy majos, nosotros fuimos a Lee´s Deli y comimos dos ensaladas a capricho por tan sólo 5 dólares cada uno.
Para ver las zonas residenciales puede hacerse de diferentes maneras, nosotros solíamos alquilar una bici para todo el día y nos perdíamos por sus empinadas calles. Hemos de reconocer que el cansancio de tantos días de monte y camping había empezado a hacer mella en nosotros, y sumado al increíble desnivel de sus calles, acabó por reventarnos. Pagamos 23$ c/u por bici para día entero en Bay city Bike rentals & tours 1325 columbus av.
Para las cenas solíamos cocinar algo en el comedor del albergue ya que nos había sobrado comida en Yosemite. Así, pudimos dar un pequeño respiro a nuestro maltrecho presupuesto además de disfrutar de una máquina de discos que tenían montada y que amenizaba nuestras veladas. Estad preparados para las bajas temperaturas, durante toda nuestra estancia el comportamiento climático fue el mismo. Amanecía completamente encapotado con una neblina que te hiela hasta el alma, foto aquí; hacia el mediodía desaparece dejando pasar los agradables rayos del sol, y para las cuatro de la tarde vuelve a caer sobre nosotros la gélida bruma. Así fue durante todo los días. Las visitas más características de San Francisco os las detallamos a continuación.

Alcatraz: Una de las visitas que más gratamente nos sorprendió. Recorrer las entrañas de esta mítica cárcel de película es sumamente interesante y muy ilustrativa gracias a la audio guía que te facilitan en la entrada. Así, puedes seguir la escalofriante historia de alcatraz con testimonios reales de los antiguos reos mientras recorres los pasillos. Las entradas os recomendamos comprarlas con antelación sobre todo si vais en verano. La web donde poder hacerlo la tenéis aquí.
Chinatown: Aunque se trata del barrio chino más grande y famoso de todo el mundo, a nosotros no acabó de convencernos, sobre todo después de ver el de Nueva York. Hay que reconocer que folclóricamente sí es más original con los farolillos o los típicos tejados, pero los chinos de San Francisco quizás estén ya demasiado “americanizados”. La atmósfera que se respira y un ritmo más occidental en sus calles y gentes, lo han convertido en un emplazamiento meramente turístico; aun así la visita es imprescindible.

Golden Gate: La imagen por excelencia de San Francisco. Realmente su tamaño es sobrecogedor, y recorrerlo en bicicleta sorteando a los cientos de turistas que allí se congregan, es una de las clásicas actividades. Como hemos comentado con anterioridad la espesa bruma existente puede arruinaros la visita así que estad atentos. Es muy curioso ver cómo han montado a lo largo de todo el puente diferentes teléfonos de la esperanza para intentar atajar el alto índice de suicidios que se producen en el mismo, foto aquí. Su visita evidentemente también es imprescindible.Comentaros que nada más llegar a San Francisco devolvimos el coche a la agencia. Estábamos un poco preocupados por el trote que le habíamos dado, además del tema de la rueda, pero no tuvimos problema alguno y nos devolvieron toda la fianza. Los coches que entregaron mientras estuvimos allí estaban hechos una auténtica guarrada y nos les dijeron nada, de haberlo sabido no nos hubiéramos roto tanto los cuernos a la hora de lavarlo antes de su entrega.

Visitante nº           Visitantes online