YOSEMITE NATIONAL PARK

Uno de los parques nacionales más conocidos y apreciados en los Estados unidos. El sitio es precioso y tiene localizaciones únicas, lamentablemente su gestión y funcionamiento no están a la altura. Hubo muchos detalles que confirman nuestra humilde opinión y es que la diferencia con los visitados hasta el momento fue considerable. La escasa limpieza en servicios y duchas, o la carestía de esta últimas en comparación, son sólo dos ejemplos de lo que nos encontramos; incluso los rangers eran más “estirados” que sus colegas de otros parques. Entramos por el famoso Tioga pass, y si bien el paisaje y trayecto hasta el valle es precioso, el centenar de kilómetros que los separan se hacen eternos. Una vez allí nos alojamos en el Bridalveil campground, situado a 30 minutos del valle y a diez del glacier point. Pagamos 14$ al día por la plaza de camping, foto aquí, y las duchas (en el valle) cuestan 5$ por persona. Estuvimos cinco días disfrutando del entorno y realizamos varias caminatas además de visitar las zonas más características. Tuvimos la oportunidad de contemplar diferentes ejemplares de ciervos y coyotes, así como la fugaz vista de un pequeño oso que cruzo la carretera delante nuestro y al que seguían un regimiento de turistas con el ranger de turno a la cabeza. En Yosemite vimos muchos turistas y domingueros y echamos de menos el ambiente montañero que esperábamos; aun así su visita es imprescindible. Os detallamos la nuestra a continuación, guía y plano del parque en PDF aquí.


Yosemite Valley: Como su propio nombre indica se trata del valle de Yosemite, donde están enclavados los diferentes hoteles y comercios del parque además de todos los puntos de gestión del mismo. Desde allí comienzan muchas de las clásicas caminatas y hay decenas de actividades para realizar además de éstas; como bañarnos en el río, amenos paseos en bicicleta, o simplemente contemplar la majestuosidad de El Capitán o el Half Dome. Cuando divisas El Capitán desde su base por primera vez, te das cuenta aún más si cabe del mérito que tienen gente como Josune Bereziartu o los hermanos Pou; esta legendaria pared es un reto obligado para todo buen escalador y realmente impresiona. Para ver las panorámicas del valle, tenéis diferentes alternativas en forma de miradores a los que puede accederse en coche. Los más populares son el Tunel view y el Glacier point. Desde allí podremos divisar unas vistas de excepción como podréis comparar.

Sequoias (mariposa grove): Para visitar las milenarias sequoias el lugar mas propicio es la zona de Mariposa Grove, se encuentra al sur del parque y su visita es muy interesante. Realmente te quedas sobrecogido al situarte en la base de los árboles, su enorme tamaño hace sentirte en ocasiones como David el gnomo. Si no vais a realizar ninguna caminata por la zona en una mañana se visita de sobra.


Toulumne Meadows: Situado en el norte del parque (cerca del tioga), fue una zona que nos gustó mucho, sobre todo por su ambiente; mucha gente joven, cantidad de escaladores y montañeros, y una atmósfera más propia de un lugar como éste. Además el entorno es precioso con lagos y pequeños domos repartidos entre las montañas, así que muy recomendable; la única pega es su alejada situación respecto al valle.

Upper Yosemite falls trail: Es una exigente caminata que nos llevará desde el valle hasta la cima de la famosa cascada alta de Yosemite. En ocasiones resulta un poco dura sobre todo para los no iniciados, pero su ascensión tiene un premio inigualable. En periodo estival la caída de agua prácticamente desaparece creando en su cima unos estanques perfectos, así los que realizan su ascensión tienen una merecida recompensa en forma de gélido chapuzón. Las impresionantes vistas y poder bañarte al borde de un precipicio en una piscina natural no tiene precio. La caminata la realizamos en 4 horas, dos y media de subida y el resto de bajada.

Ascensión al Half dome: Ésta era una de las actividades que con más ganas esperábamos, y es que poder subir a una cima tan mítica como ésta, no es algo que pueda hacerse todos los días. El trayecto no es excesivamente duro si prescindimos de los últimos 200 metros de pared semi vertical y está al alcance de la mayoría. La ruta habitual para su ascensión comienza en el valle y a través de dos vías a escoger (mist trail o John Muir trail) se llega a la cascada Nevada fall; desde allí se toma el camino de ascensión hasta la cima del Half Dome. Nosotros decidimos hacerlo de manera diferente después de ver las alternativas que había; así pues, comenzamos en el glacier point y a través del Panorama trail llegamos a la Nevada fall, desde allí y por el camino común fuimos hasta la cima. Para el regreso utilizamos la senda John Muir para hacer el tramo de bajada desde Nevada falls hasta el valle. Hacer la ascensión desde el glacier point resulta más larga, pero a la vez menos dura que desde el valle al no tener que subir hasta nevada fall; desde el glacier point la mayor parte es cuesta abajo. Las vistas durante la marcha son espectaculares y no dejaran indiferente a nadie. Tuvimos un pequeño susto con un invitado sorpresa que podréis ver aquí, menuda escapada. Para subir hasta el glacier point para comenzar la marcha podéis utilizar un bus que sale de Yosemite logde, el billete se compra la víspera allí mismo y cuesta 25$ por persona.
Advertiros que los últimos metros de subida hasta la cumbre se realizan a través de unos cables para poder sujetarse debido a su verticalidad. Este trecho no es ninguna broma, y aunque vimos cantidad de domingueros en chancletas subir por los cables, os aconsejamos que extreméis la precaución. La considerable impresión que causan los vacíos a nuestros costados, habrá que sumarla al extraordinario esfuerzo a realizar con los brazos; la resbaladiza pared de granito hará que tengamos que abusar de ellos al no poder hacer fuerza con los pies. Una vez en la cumbre podréis disfrutar de un panorama único, el esfuerzo mereció la pena.
Disfrutamos como nunca y siempre guardaremos un grato recuerdo de esta jornada, tardamos un total de cuatro horas y media en subir y tres y media en bajar; las vistas que se obtienen en la bajada también son alucinantes, fotos aquí, aquí y aquí . Después de recoger el coche en el Yosemite Logde y darnos la obligada ducha, paramos en el Tunel view de camino al camping para contemplar por ultima vez la inolvidable imagen del valle. Sin duda Yosemite es un lugar especial.

Visitante nº           Visitantes online